Reclamaron en Paraná priorizar la protección de la pesca artesanal

Los acuerdos durante el encuentro se plasmaron en la “Declaración de Paraná”.

Los acuerdos durante el encuentro se plasmaron en la “Declaración de Paraná”.

La “Declaración de Paraná” llama a proteger a la pesca artesanal sustentable frente al avance de prácticas depredatorias. También exige el respeto a los derechos humanos y el reconocimiento legal del Estado a los pescadores artesanales. Organizaciones de Chile, España, Uruguay, Brasil y Argentina, convocaron a trabajar por la conservación de los recursos pesqueros.

Como fruto de tres días de reuniones que se extendieron sobre el fin de semana en esta ciudad delegados de organizaciones y comunidades pesqueras de cinco países nucleados en la Red de Comunidades de Pescadores Artesanales para el Desarrollo Sostenible (RECOPADES), acordaron una serie de reclamos y propuestas en la “Declaración de Paraná”.

La RECOPADES fue creada en 2004 en Galicia, España y tuvo un segundo encuentro internacional en 2005 en Ushuaia. Esta vez convocó a más de sesenta representantes de veintitrés organizaciones de Chile, España, Uruguay, Brasil y Argentina. (1)

La declaración instó a trabajar por la conservación de los recursos pesqueros “como patrimonio de todos para las generaciones presentes y futuras”, en una clara alusión a la pérdida y deterioro de las pesquerías a nivel mundial.

También convocó a promover la participación de las comunidades pesqueras artesanales sustentables en las instancias de toma de decisiones e implementación de políticas que afectan al sector y a la sociedad.

Participación activa

La declaración hace hincapié en “la necesidad de promover el reconocimiento y la defensa de los derechos sociales, culturales, económicos, políticos y ambientales de las mujeres y los hombres de las comunidades pesqueras artesanales”.

Plenario en el Club de Pescadores y Náutico.

Plenario en el Club de Pescadores y Náutico.

También reclamó que “las políticas pesqueras, frente al avance de prácticas depredatorias, prioricen la protección y el desarrollo de la pesca artesanal sustentable”. Para ello propone “garantizar la conservación de los recursos pesqueros mediante planes de manejo concebidos, implementados y monitoreados con la participación activa de las comunidades de pescadores”.

Entre los párrafos salientes del documento se acordó “promover la participación activa y vinculante en las instancias de toma de decisiones e implementación de políticas públicas referidas a la gestión del agua y de los demás recursos con una visión de manejo integrado de los ecosistemas”.

“Impulsar la participación de los pescadores artesanales en los programas técnico-científicos que evalúan los recursos pesqueros y la capacidad de pesca” y “reclamar que el uso sustentable de los recursos pesqueros sirva prioritariamente para contribuir a la soberanía alimentaria de las comunidades locales”, son otros aspectos destacados.

Aumentar los ingresos familiares

“Instaurar nuevas formas de comercialización y vínculos de colaboración mutua y con el sector empresarial con responsabilidad social y con organizaciones de consumidores que permitan alcanzar los objetivos de comercio justo y aumentar los ingresos de las comunidades”, es otro de los puntos clave dentro de las propuestas.

“Solicitar a los organismos nacionales e internacionales pertinentes el apoyo para que las comunidades que desarrollan buenas prácticas puedan acceder a los medios y herramientas necesarias para diversificar las actividades económicas y agregar valor a sus productos”, apunta a superar la afligente situación económicosocial de muchas comunidades, como en el caso del litoral fluvial de Argentina.

Entre los reclamos sobre aspectos sociales se estableció precisamente “exigir el respeto a los Derechos Humanos y el reconocimiento legal por parte del Estado de los pescadores artesanales” y “trabajar para la mejora de las condiciones de vida y la erradicación de la pobreza, para conseguir la equidad y el pleno acceso a los derechos sociales como salud, educación, vivienda digna, servicios básicos esenciales y un ambiente sano”, así como “reconocer los derechos ancestrales de los pueblos originarios al acceso y uso a sus territorios”.

“La conservación del recurso no se negocia”, subraya en el cierre la declaración.

Nota: Los firmantes son representantes de APAPM (Puerto Madryn, Argentina), APALCO (Rocha, Uruguay), Cofradía de Pescadores de Lira (España), Cofradía de Pescadores de La Restinga – Isla del Hierro (España), Artesanos do Mar S. Cooperativa Gallega (Galicia, España), REDEPESCA (Litoral Fluvial de la Argentina), ASOPECHA – Asociación de Pescadores del Chaco (Chaco, Argentina), Asociación Pesqueros del Norte (Santa Fe, Argentina), Asociación de Pescadores Unidos de la Provincia de Formosa (Formosa, Argentina), Baqueanos del Río (Entre Ríos, Argentina), CODEFDETRIO (Entre Ríos, Argentina), Comisión de Pescadores Artesanales de Coronda (Santa Fe, Argentina), Grupo de Pescadores La Milagrosa (San Gregorio de Polanco, Uruguay), Grupo Taribá (San Gregorio de Polanco, Uruguay), COOPESA – Cooperativa de Pescadores Santa Catalina (Montevideo, Uruguay), Agrosol (Rincón de la Bolsa, San José, Uruguay) y con el apoyo de las organizaciones asociadas Fundación Proteger (Santa Fe, Argentina), Corporación Caletas Sustentables (VI Región, Chile), Programa Costas (Uruguay), Prainha do Canto Verde (Ceará, Brasil), Instituto del Río Negro (Uruguay), CeDePesca (Mar del Plata, Argentina) y Fundación Lonxanet para la Pesca Sustentable (Galicia, España).

Documentos adjuntos

[download#1]

Notas relacionadas

Realizaron en Paraná la tercera reunión internacional de la RECOPADES
http://www.recopades.org/2006/05/encuentro-parana/

Temas relacionados

,