El terremoto, la ausencia del Estado chileno y el desamparo de los pescadores

Una escena de devastación en Boyeruca, región de O´Higgins, Chile. El terremoto y el maremoto afectaron principalmente a seis de las quince regiones chilenas. Foto Cadudzzi Salas

Una escena de devastación en Boyeruca, región de O´Higgins, Chile. El terremoto y el maremoto afectaron principalmente a seis de las quince regiones chilenas. Foto Cadudzzi Salas

Se calcula que el impacto del terremoto y el maremoto en la economía de la costa chilena y de sus comunidades de pesca artesanal persistirá al menos dos años, ya que la fuerza del mar ha cambiado la geografía de algunas zonas de litoral. La Confederación Nacional de Pescadores Artesanales de Chile (CONAPACH) calcula que se han visto afectadas 123 caletas de seis regiones, que la destrucción de unos 2.700 pesqueros incide directamente en las actividades productivas de unos 26.000 pescadores y sus familias, y que la cosecha de algas almacenada en las playas se ha perdido por completo.

Ampliar

Terremoto y Tsunami en Chile. Los pescadores, los más afectados

Por el Centro de Desarrollo Sustentable de Pichilemu – CEDESUS

Pichilemu, Chile, 12 marzo 2010.- Estamos consternados, después de este Terremoto 8,8º en la escala de Richter y posterior Tsunami, se nos alteró y modificó la vida misma. Ya no solo fue una seguidilla de susto, correr por la vida, olas que azotaron el Borde Costero, una marejada que inundó y trepó entre cerros, azoló quebradas, arrebato los cuerpos de agua dulce, mató los animales y se llevó a un viejo marero en Carrizalillo, a un joven surfista en Puertecillo y dos angelitos en Tanumé, que poco o nada deben haber entendido de esta catástrofe.

Ampliar